07/11/2018 19:36:23
Fue sorprendida entregando cannabis a su hermano en horario de visita.

Foto Nota
Ya no es el método del “pelotazo”. Tampoco la encomienda oculta. Y menos el desodorante camuflado con “narcobolsitas”. Ahora el ingreso de sustancias ilícitas en la cárcel de Castro se buscó realizar directamente. Sí, como en la calle, una mujer intentó abastecer a su hermano preso por delitos de apropiación. Sin embargo, el traspaso fue detectado por los gendarmes.

Al interior del Centro de Detención Preventiva (CDP) de la capital chilota se registró en las últimas horas este caso. Una joven de 25 años llegó a visitar a su pariente privado de libertad. Pasó los controles externos y sin demostrar el más mínimo nerviosismo tomó contacto con el imputado. Todo parecía normal. No obstante, las miradas ya estaban puestas sobre ella.

Hace un mes y medio que la vecina permanecía en la mira de los funcionarios penitenciarios. Así lo ratificó el jefe de la unidad penal, capitán Carlos Olavarría, añadiendo que información que se manejaba internamente sindicaba a ella como una de las sospechosas de ingresar especies ilícitas al recinto.

Bajo este escenario, el oficial recalcó que “se le realizó el seguimiento con las cámaras de vigilancia y ella, si bien es cierto pasó por los registros para la visita, dentro de la unidad nos percatamos que entregó un objeto de manera sospechosa, muy poco común”.

Personal a cargo de las cámaras de seguridad notificaron el incidente a la guardia. De inmediato, se activó un dispositivo de control. Los efectivos uniformados interceptaron a estos dos jóvenes y los remitieron a la sala de contención. Al ser allanados se comprobaron los datos.

“En poder del interno se incautaron unos 18 gramos (peso bruto) de marihuana. Y al revisar en profundidad el video determinamos que el mismo paquete donde estaba la droga fue traspasado por la ciudadana”, apuntó el jefe de Gendarmería.

La situación fue informada al Ministerio Público que instruyó la presencia de la Policía de Investigaciones (PDI) de Castro. Los detectives recogieron la evidencia y realizaron la prueba de campo. La sustancia dio coloración positiva a Cannabis sativa.

Con el peso de las pruebas, la joven que permanecía retenida al interior del establecimiento carcelario fue aprehendida. Más aún, como resaltó Olavarría, “la mujer en su declaración que entregó a nosotros reconoció que esa droga la ingresó ella destinada al interno que vino a ver”, apuntó.