02/12/2018 21:44:04
La información, parte de un informe reservado a la Corte de Apelaciones de Santiago, fue justicada por la institución en base a una supuesta “falta de información”, pero paralelamente se encuentra enmarcada en una acusación interna sobre la existencia de una «red de protección» a la corrupción.

Foto Nota
Un informe reservado del Ejército, que ingresó a la Corte de Apelaciones de Santiago el 23 de noviembre pasado, incluye el reconocimiento de la institución acerca del ascenco de rango a funcionarios que mientras se encontraban procesados por fraude al fisco, lo que fue justificado por una supuesta “falta de información”.

Cabe recordar que esta información aparece en momentos en que la institución castrense esta envuelta en una polémica tras los dichos de Ricardo Martínez comandante en jefe del Ejército que se filtraron mientras realizaba una charla ante 900 oficiales en la cual asumió que existían uniformados que habían vendido armas a narcotraficantes.

Acorde a lo informado por La Tercera, quienes tuvieron acceso al documento, éste se presentó como respuesta a un recurso de protección interpuesto por el capitán Rafael Harvey Valdés, quien denunció una supuesta “red de protección a la corrupción”.

Entre otras cosas Harvey ha sido acusado de ser autor de la filtración del audio, publicado en su momento por el medio The Clinic, con los dichos del general Martínez, algo que fue descartado por el mismo semanario.

En el informe, firmado por Alejandro Villagra Ramírez, Jefe de Estado Mayor del Comando General del Personal Subrogante, se menciona los cuatro casos que Harvey expuso en el recurso donde denuncia un “actuar ilegal y arbitrario” de las instancias evaluadoras de dichos ascensos.

Los mencionados casos son el del teniente coronel Nelson Cantillana, ascendido al grado de mayor el pasado 1 de enero de 2011, siendo que en octubre de 2008 fue procesado por fraude al fisco por una suma cercana los 44 millones de pesos. Ante esto el Ejercito reconoció que Cantillana efectivamente se encontraba en circunstancias que técnicamente no permitían su ascenso.

Algo similar pasó con el excabo primero Heriberto Cortez, quien el 1 de enero de 2015 recibió la noticia de su ascenso nada menos que cuando se encontraba en prisión preventiva, esto a causa de un procesamiento por una defraudación que supera los 250 millones de pesos.

Otro caso es el de la sargento segundo Jacqueline Carrasco, quien fue sometida a proceso por dos delitos que estarían vinculados al bullado caso Milicogate.

El último caso de los mencionados por Harvey es el del coronel Rafael Villarroel Opazo -hermano de quien debió dejar la dirección de la Escuela Militar tras el polémico homenaje al condenado Miguel Krassnoff-. En este caso se aclaró que fue ascendido el 1 de diciembre de 2014, cuando ya se le había revocado el procesamiento.